La soja es un alimento completo y nutritivo originario de China. Tiene un elevado contenido proteico, mayor que la carne, y un gran contenido en fibra. En cuanto a la grasa, aunque se encuentra en una proporción bastante elevada, los ácidos grasos saturados y monoinsaturados son minoritarios en comparación con los ácidos grasos poliinsaturados que presenta.


En comparación con el resto de legumbres, la soja aporta mayor cantidad de calcio, hierro, yodo, magnesio, potasio y fósforo, además de ácido folico y otras vitaminas como B1, B2,B3 y B6.


Su elevado contenido en fibra contribuye a prevenir y aliviar el estreñimiento, a hacer mas lento el paso de los azucares a la sangre (permite regular la glucemia, lo que es beneficioso para personas con diabetes) y a reducir los niveles de colesterol en nuestro organismo.


Estudios científicos recientes, avalan que la ingesta habitual de soja y sus derivados, ricos en isoflavonas o fitoestrogenos, juegan un papel beneficioso para paliar o tratar los síntomas asociados a la menopausia como los sofocos, la irritabilidad, el insomnio, los cambios de humor y el aumento de peso. Además, desempañan un papel beneficioso sobre ciertos órganos como la pared vascular y los huesos, disminuyendo el riesgo cardiovascular y la desmineralización osea, reduciendo así las fracturas osteoporoticas.


También se han realizado estudios que sugieren el efecto protector de las isoflavonas frente a la aparición de cánceres dependientes de hormonas como el de mama. En países como Japón, donde el consumo diario de proteínas de soja asciende hasta los 20-50 mg diarios, el riesgo de padecer cancer de mama es entre 5 y 8 veces menor que en los países europeos, donde el consumo medio es de 1 mg diario, por lo que realmente sería una forma de prevenirlo.







Los derivados de la soja:


Pueden obtenerse gran variedad de productos de la soja como harinas, aceites, tofu, productos fermentados (mohos y bacterias), productos germinados ...

Los principales, son los siguientes:

Harina de soja: rica en proteínas, suele usarse en repostería y panadería.

Aceite de soja: es una buena fuente de grasas poliinsaturadas como el ácido linoleico.


Lecitina: ayuda a mantener en suspensión el colesterol presente en sangre, impidiendo que se deposite en las paredes arteriales y venosas.
Suele emplearse como suplemento alimenticio en casos de hipercolesterolemia.


Bebida de soja: no contiene lactosa como la leche de vaca, ni colesterol ni grasas saturadas, pero aporta menos cantidad de sodio y menos calorías. Resulta una buena alternativa a la leche de vaca en casos de alergia a las proteínas de vaca, intolerancia a la lactosa ...



Tofu: rico en proteínas, vitaminas y minerales, pobre en grasas y de fácil digestión.
Tiene un sabor neutro por lo que puede añadirse en multitud de platos.


Tamari: se trata de una salsa de soja fermentada, rica en aminoácidos y con un alto aporte de sal.
Se utiliza en muy poca cantidad generalmente para realzar el sabor de algunos platos.


Miso: es un fermento de consistencia pastosa elaborado con soja y sal marina.
Contiene lecitina, esta libre de colesterol, es bajo en calorías y posee una cantidad nada despreciable de vitamina B12.

También es muy rico en sodio.


Tempeh: derivado de la soja fermentado, de aspecto compacto, rico en proteínas, vitaminas, minerales y grasas insaturadas.


• Brotes de soja: contienen mas agua, vitaminas, minerales, enzimas y clorofila que la soja, por lo que se asemejan mas a las verduras que a las legumbres tras su proceso de germinación.
Contribuyen a regenerar la flora intestinal.




Imprimir

2 Comments:

  1. Pamela said...
    Hola Mar, Qué buen blog el tuyo,hecho con mucha dedicación, es que estoy fascinada con toda la información que has subido, es una línea de trabajo muy dificil la que has elegido, pues no solamente preparas los platos,¿eres nutricionista? A mi el tema me apasiona, aunque no lo reflejo en mi blog. La soja es extraordinaria, yo preparo el tofu y la bebida de soja en casa. Bueno, eso, quería decirte que te enlazo enseguida para no perderme tus consejos y recetas que son de todo mi gusto. Un abrazo desde Chile
    Mar said...
    Hola Pamela

    Que bien que te guste el contenido de mi blog, cada vez que me decís algo así me impulsa a seguir con esta afición que me encanta.

    A tu pregunta de si soy nutricionista, no, no lo soy, me alimento como me han enseñado que tengo que hacerlo y elaboro mis receta a partir de lo aprendido. Los artículos que subo al blog, es información que yo adquiero y comparto con tod@s vosotr@s porque considero que es interesante y el saber no hay que guardarlo egoistamente si no compartirlo.

    Gracias por visitar mi blog, Besos!!

Post a Comment